Fabián, mozo hermoso en shorts



Una experiencia de: Mariano, yorsitoblanco
yorsitoblanco@yahoo.com.ar
Con fotos de: Horacio, calzoncillos sucios
horaciocalzoncillo@yahoo.com

Yo debía Matemática de 5to. Año. Y era un embole. Tenía que dar de una vez esa puta materia si quería por fin entrar al CBC. Y lo peor era no solo que en diciembre la hija de puta de la profe me había cagado mal y me había puesto un 2 sino que en marzo la tenia que ver de nuevo en la mesa de examen. Y si no sabía la materia de pe a pa no me la iba a aprobar. Ella misma me lo dijo así y me dijo que lo mío era un problema de falta de razonamiento, de concentración.

En mi casa cuando volví bochado del examen me cagaron a pedos. Iba a tener que estudiar todo el verano. Y mi casa era un embole. Mi amigo Charlie me había invitado a ir con él a Miramar y mi viejo dijo que no porque tenia que estudiar todo el verano para entrar a la Facultad. Cuando se lo dije a Charlie el otro casi se vuelve loco.

En mi casa nadie sabía pero todos sospechaban. Charlie era tan gay como yo. O puto, como dice mi viejo. Y lo que mis viejos y mi hermano mayor sospechaban estaba en lo cierto. O casi. Yo no curtía con Charlie porque era tan comepijas y culo hambriento como yo.

Ibamos de vacaciones solos a la playa con Charlie porque ahí teníamos lugar para levantar machos, llevarlos a que nos culearan bien y nos dejaran el ano lleno de guasca hasta las vacaciones del año que viene. Desde ese punto de vista, Charlie estaba cagado y quien lo había cagado era mi viejo. Y a mí también.
El pobre Charlie igual no insistió mucho porque me veía bajoneado y si daba rienda suelta a sus sentimientos iba a ser un bajón para los dos, peor. Y pasó algo raro. De repente Charlie para reconfortarme se me acercó y me dio un beso en la boca, largo, cálido, pero muy sensual. Yo no pude contenerme, respondí a su beso y lo abracé. Y estuvimos así un buen rato, franeleandonos un poquito, apenas, y dándonos besitos de lengua y comiéndonos de a ratitos nuestras bocas. Entonces Charlie de repente me soltó, me miró con cara de haber tomado una decisión y con entusiasmo me dijo que me vistiera, que me iba a pasar a buscar en 15 minutos con el auto que le iba a pedir prestado al viejo. Y que él sabía adonde me iba a llevar, me dijo con cara picarona y prometedora.
Mis viejos no podían prohibirme salir esa noche con Charlie, habría sido demasiado sádico. Igual no dijeron nada pero pusieron cara de culo. Parecían estar esperando que les pidiera plata para decirme que no. Pero no les di el gusto. A Charlie la guita que le daba el viejo nos alcanzaba y sobraba para levantar machos para que nos culearan y pagarles bien. Era lo mas seguro para nosotros y así cada uno elegía el macho que más lo calentara. Y que imagináramos que nos iba a culear mejor. Queríamos buena garcha y la pagábamos. Charlie siempre sabía adonde ir, donde estaban los mejores machos. Y se pagaba un macho para el y otro para su amigo.

Cuando por fin salimos, vestidos como para matar los dos, con los culos marcadísimos en nuestros jeans y nuestros eslips, la verdad yo estaba muy desalentado y no estaba pensando en nada demasiado sexual. Me sentía muy bajoneado, sobre todo ahora que sabía que iba a pasar las vacaciones sin Charlie. Y sin varones que nos culearan bien a los dos.

Estaba tan abstraído de todo que tardé un rato en darme cuenta que Charlie había estacionado en una esquina de la avenida, pese a que el semáforo estaba verde. Y de repente lo veo a mi amigo gimiendo como una yegua y diciéndome:
—Miralo, miralo!!! Mira ese pedazo de potro, boludo.

Y recién ahí miro. Era un bar que ya había cerrado, estaba con las luces a medias y se veía a un tipo espectacular, en shorts, baldeando los pisos antes de cerrar. El tipo estaba sudado, era pleno verano, y ni cuenta se daba de que los dos putos no podíamos dejar de contemplarlo y adorarlo. Era un macho espectacular, bellísimo, era un pedazo de varón. Tenia patas fuertes y peludas, el tipo no era grandote pero sí bien macizo, de buenos músculos, tenia un bulto infartante que le marcaba bien el short, y se veía todo su torso desnudo y palpitante empapado de transpiración.

—Mira como tira transpiración el bestia, sabes lo que debe ser cuando eyacula. Debe tirar semen hasta el techo —suspiraba Charlie.
—¿Es la primera vez que lo ves?
—Noooo, boludo… Papito!!! Se llama Fabián, una vez entré, pedí una Coca y hablé un par de boludeces con él. Pero no te hagas ilusiones. Es re paqui. No se coge a putos. Me dijo que se llamaba Fabián, es de Entre Ríos y es medio como el encargado del bar. Por eso a la noche se queda solo y limpia él el bar. Tiene novia en su provincia, y está juntando plata para casarse.

Yo lo seguí mirando un rato largo al Fabián ese. Era un tipo hermoso, sin ser un modelo Calvin Klein. Al contrario. Era bien morocho, un poco rústico, totalmente varonil. Pero sobre todo lo que no parecía era un tipo morboso. Si no se cogía putos para mí no valía la pena seguir calentándome mirándolo. Ya me había puesto al repalo, el culo lo tenia palpitando de solo verlo. Para que calentarme tanto si al final no me iba a coger.

Yo no era como Charlie. Ese era capaz de quedarse horas contemplando a un varón, imaginándose que era el puto de ese macho aunque después terminara buscando otro macho por otro lado para que se lo culeara. Yo no. No me gustaba calentarme alimentando fantasías que después no se daban y nunca se harían realidad.

Y así se lo dije a Charlie.
—Ayyyy, sí Marianito, pero mirá que pedazo de animal… Miralo, miralo ahora!!!
El tipo se había abierto una botella con algo fresco para tomar y como estaba tan chivado se estaba tirando liquido por todo el cuerpo. Ver ese cuerpo de varón totalmente empapado, empapándole todo el short, las piernas, el bulto… me enloquecía. Le dije de repente a Charlie
—Bueno, loco, basta. No nos vamos a pajear horas como dos putos babosos en el coche de tu viejo. Vayamos para el centro a levantar machos que nos garchen en serio.
—Ay Marianito, que mala onda la tuya. Yo vengo casi todas las noches a verlo a Fabián. Y todas las noches hace lo mismo. Total… él no se da cuenta y en este barrio de mierda no pasa un alma. Nadie sospecha nada.
—Sí, nene, pero yo quiero garcha que tengo el culo palpitando ya por ese Fabián. Y quiero poronga en serio, no paja.
—Pará, pará… tengo una idea!!!
—Qué pasa???
Charlie bajó del auto sin explicarme nada. No me quedó otra más que seguirlo. Iba dirigiéndose al bar. En los pocos metros que había entre el auto y el bar lo único que Charlie me dijo fue
—Vos, Marianito, no seas pelotudo y no la embarres. No seas mala onda. Yo a ese macho lo quiero tener y vos me tenés que ayudar ok?
—Y qué tengo que hacer? Si vos no me decís nada.
—Vos seguime la onda a mí.
—Qué querés hacer Charlie la puta madre que te parió???
Entonces el otro se paró en seco, me miró a la cara fijo y me preguntó
—Fabián, te gusta sí o no???
—Obviooooo.
—Bueno. Como que me llamo Charlie que esta noche, en un rato nomás, lo tenés culeándote.
Y con cara de nada golpeó el vidrio de la puerta del bar. Este Fabián un poco como que se asustó. Yo estaba cagado en las patas, para qué decirles, ni entendía qué carajo quería hacer Charlie. Pero lo que había dicho mi amigo me quedó pegado en el cerebro y palpitando en el culo. La mera idea de tener a Fabián taladrándome el ano me ponía de la nuca.

—Hola Fabián, no te acordas de mi???
—Ahhh, sí, señor Carlitos —dijo con un tono suave pero de voz bien gruesa, muy provinciano—. Pero el bar ya está cerrado, vio-
—Un segundo nomás, Fabián, que acá mi amigo Mariano tuvo un problema y no se siente bien.
—A ver un segundito nomás, señor Charlie, que voy a ponerme algo decente, vio.
—Ahhhh nooooo Fabián por favorrr. Estamos entre hombres, no nos vamos a asustar. Y mi amigo Mariano está desesperado, vio, desesperado…
—Bueno, a ver. Pasen, pasen…
De repente Charlie me dio un golpe en las bolas que casi grito. Y me dice en voz baja:
—Vos poné tu cara de boludo de siempre y decí que sí a todo.

Cuando este Fabián abrió la puerta el olor a macho en celo que tiró casi nos voltea a los dos. Charlie se apresuró en explicarles:
—Necesito darle un café bien caliente a mi amigo que está totalmente borracho, pobrecito. Después de la tragedia que tuvo, después del trauma que padeció el pobrecito, ayyy Fabián, si yo le contara….
—Uuuyy, está muy mal su amigo? Pobrecito. O sea dos cafés no???
—Ah, no Fabián, mejor que sean tres. Siéntese usted también con nosotros así el pobre Marianito no se siente tan aturdido de soledad.
—Y así en cueros quiere que me siente???
—Vengase, nomás, Fabián. Si así está buenísimo…. buenísimo para hablar tranquilos un ratito, quiero decir.
—Y qué le pasó a su amigo???
—Es puto, pobre.
Fabián miró con cara de quedarse muerto. Pero el otro no paró de hablar.

—Y creeme, Fabián, tragedia de puto es tragedia inconsolable. Porque el pobre chico desde pequeño que es así. Del colegio lo echaron porque andaba siempre tirándole la goma a los pobrecitos compañeros. Una vez lo llevaron a la dirección y cuando entraron para pedirle algo al rector lo descubrieron con los calzoncillos bajados y Marianito comiéndole la poronga.
—No me diga!
—Créame, Fabián. Es como una enfermedad. Es peor que homosexualidad. Es adicción a los hombres. Varón que ve Marianito, varón que le baja los calzoncillos y le empiece a hacer chanchadas.
—Uuuuy, Dios, pero a este chico habría que internarlo, no? Pobrecito, lo que debe sufrir.
(Cuando Fabián dijo eso se me cruzó la idea de meterle un chupón porque ya me había enamorado totalmente)
—Y después de lo que pasó esta noche!
—Qué pasó esta noche, don Charlie?
—Resulta que de pequeñito Marianito ya tenía esta… ejem, tendencia… esta adicción, digamos… y esteee…. bueno, el padre lo quiso sancionar. Cuando se enteró el padre entró a su habitación para castigarlo y… ejemmm… bueno, pasó….
—Nooooooooooooooooooooooo!!!!!!
—Sí, Fabián, te juro.
—Con el padre también!!!
—Y sí. Yo le dije varias veces al padre. A este chico hay que llevarlo a un doctor. Pero el padre me dijo que lo llevaron a un doctor y que también pasó. Lo de siempre. Hombre que a Marianito le gusta…
—Que lo tiró, eh!!!
En ese momento mismo yo ya estaba cagándome de la risa y en el esfuerzo de no reirme me sentía que iba a explotar. Encima estaba al palo de tenerlo a Fabián en shorts a mi lado mientras Charlie contaba pelotudez tras pelotudez. Le miraba las piernas, le miraba el bulto, sentía su olor a macho joven en celo, ese tono provinciano tan varonil, esa piel negra, esas bolas que se insinuaban debajo del short…
—Y con usted nada, don Charlie?
Ahí Charlie medio como que se cagó. Pero inventó algo rápido.
—Se ve que no le gusto.
—Ajá.
—Todo andaba bien hasta esta noche.
—Y qué pasó esta noche?
—Fue el padre en busca de su hijo para…. bueno, Ud. me entiende… el padre también se hizo adicto… Y de repente súbitamente Marianito le dice que no. Que ahora no quiere ser más puto.
—Pero entonces debe estar contento el padre, no???
—Contento??????? Casi lo mata!!! El padre se lo culea, lo mea encima, le da patadas en el culo, lo comparte con los amigos… Con quien va a hacer todo eso Marianito ahora??? El padre no sólo se quedó sin su putito privado sino que además debe abandonarlo al mundo para que otros sementales extraños abusen de su hijo. El padre cuando se enteró casi lo mata!!! Digame, Fabián… se imagina ahora qué tipo de hombre puede tocarle en suerte a Marianito??? Que abuse de él, que lo humille, que se aproveche de su enfermedad. Nada mejor que un padre, Fabián! Qué hombre podría ser mejor que el mismo padre de Marianito???
Yo no sé qué tenía pensado Charlie. Pero yo no podía más. Abrí la boca por primera vez en la noche y extendí mi mano. Empecé tocándole la pierna a Fabián, suave pero enérgicamente, le franeleé bien las piernas, el bulto, las bolas, por sobre el short, mientras que con cara de hacerme el loquito dije lo más sensual que pude:
—Vos. Vos, Fabián.

(continuará)
http://espanol.groups.yahoo.com/group/machosenshortsboxersslips/

One Response to “Fabián, mozo hermoso en shorts”

  1. Lo mejor! Buenisimoooo!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: