CAMA CON OSO

Una experiencia de Mariano

Texto: Mariano, “yorsitoblanco” – Fotos: Horacio, “Calzoncillos sucios”

Estaba en el sauna relajándome en una camilla cuando lo vi, si es él, lo recuerdo, recuerdo sus besos tan dulces de esa noche hace casi tres años. Recuerdo sus caricias y sus besos por todo mi cuerpo, recuerdo su lengua que se posaba por todo mi cuerpo hasta que llegó a mi recto y sentí esa lengua que me revolvía en lo más profundo de mi intimidad y la piel se me erizaba toda y los pelos se me paraban del placer inmenso que sentía y de pronto me deje llevar por el placer y acabé en segundos. El no acabó y a mi se me fue la calentura.
Partió tristemente a su casa y a pesar de que le di mi teléfono no volvió a llamar y pasó el tiempo hasta que lo vi en el sauna. Hice lo imposible por levantarlo y lo logré cuando se fue a duchar, le hice señas para que nos fuéramos a mi casa y aceptó sin titubear. Llegamos en su auto y hablamos muy poco, solo quería sentir sus besos y sus labios. Esta vez lo vamos a hacer bien pensé para mí y empezó a hacerme disfrutar de su lengua y sus caricias.
Yo lo empecé a mimar y me di cuenta de lo mucho que le gustaban mis mimos pero también le empecé a demostrar lo que sabia hacer con mi lengua y se dejó hacer todo lo que yo le brindaba y lo gozaba totalmente.
Finalmente pidió penetrarme y yo accedí gustosamente y su forma de cogerme me hizo llegar al éxtasis sin tocarme la pija para nada. Eso me alucinó y a él le encantó también, los dos acabamos juntos y lo disfrutamos alevosamente.
Le di mi teléfono y me llamó a la semana donde repetimos el placer de estar uno en brazos del otro. Una de las cosas que quiero destacar es su calidad de erección. Su Pija tendrá unos 17 cm más o menos (parada) pero lo más extraordinario es su capacidad y su aguante para tenerla parada y bien dura. Lo he chupado y pajeado durante mucho tiempo sin que se le baje. Además es muy aguantador cuando coge. Me ha cogido a veces durante mas de una hora. Conpequeños descansos, después hemos continuado. Le gustaba gozar lentamente y me cogía lentamente y con mucha suavidad. Si en algún momento se le bajaba que a veces pasaba, yo le introducía el dedo en el orto y de vuelta se le ponía la pija como un fierro de dura. Así pasaron varias semanas, poco a poco tomé confianza y empecé a chuparle el culo y me di cuenta de lo que le gustaba, después le metí un dedo con un poco de crema y le dije que me encantaría meterle un consolador y chuparle la pija hasta acabar. Me dijo que le dolería y no intente hacer mas nada. La semana siguiente después de una buena fellatio pasé mi lengua por su ano y empezó a suspirar de gozo.
Después de chuparle el culo un buen rato, le metí el dedo y le pregunté si quería crema y aceptó. La calentura era tan grande que en un momento me dijo que quería una pija entonces yo le propuse el consolador y aceptó con urgencia. Acabó con el consolador en el culo y gozó muchísimo.
Anoche la sesión duró muchas horas, le chupe la pija por horas y el culo por una eternidad después empezó el masaje en el culo, un dedo primero, otro dedo después y me confesó que nunca se había dejado coger pero que yo lo calentaba de tal manera con el dedo que lo hacia desear pija. Estaba tan caliente que se levantó y me dijo que me quería coger, empezó a cogerme y yo le metí el dedo en el orto y gozaba tanto o más que yo, le hice prometer que en la próxima yo le metería el consolador mientras el me cogía lentamente.
Me hizo acabar abundantemente y el todavía no había acabado. Después de acabar yo, le pregunte si quería el consolador y prácticamente me rogó que se lo pusiera.
Le puse un preservativo y lo encremé, luego empecé a introducirlo lentamente porque es muy estrecho todavía. Lo hice dar vuelta después se puso de costado un poco mas relajado y empezó a gozar. Se lo metía y se lo sacaba lentamente y en eso se dio vuelta y vi que estaba por acabar y juro que en estos casi tres meses que hace que salimos nunca lo vi acabar tanta cantidad de semen como anoche, fueron como cuatro o cinco chorros que saltaron de su pija y me calenté de tal manera que me masturbé ahí nomás y hacia 15 minutos que yo había acabado y no lo podía creer.
Después quedé muerto de cansancio pero feliz de haberlo hecho gozar como nunca hasta ahora. La semana siguiente fuimos al cine y después regresamos a casa.
Siempre tiene sueño pero yo lo despierto con mi lengua en su pija.
Después empecé la sesión de chupada de orto y le dije vamos a la cama y allí estarás mas relajado. Debo haber chupado ese orto divino durante media hora por lo menos y después empecé con el dedo y después dos y enseguida quiso cogerme y al mismo tiempo le metí el dedo en el orto. Se le bajo un poco y entonces le masajeé el culo con mi dedo. Fue entonces que me dijo trae el consolador y yo lo busqué con mucho gusto y lo encremé para meterselo suavemente una vez que ya lo tenia bien adentro se pajeaba y gozaba intensamente mientras yo le chupaba la pija. Así estuvimos un corto tiempo porque ya hacia casi tres horas que estábamos calentándonos de una manera fabulosa.
El no daba más y me pidió que me sentara sobre su pija como lo había hecho anteriormente y el me cogía lentamente y me la sacaba y me la hacia desear y yo me moría de ganas que me la hiciera desear. Me senté sobre su pija y sentí que dijo ay y yo pensé que le dolía porque lo había hecho bruscamente , empecé a sentir el consolador como si este estuviera sobre su pija y estaba sobre su orto y el placer era divino. Yo no doy mas le dije y me alentó para que terminara y largué el chorro de leche y quede exhausto pero feliz.Me lave y volví a seguir con el pero el ya se había sacado el consolador y me confeso que había acabado cuando dijo ay porque el placer de tener el consolador en su culo y mi culo en su pija había sido lo máximo deduje yo por el placer que le provocó esa experiencia sexual. Hay un detalle que les quiero destacar de esta relación, yo siempre estuve acostumbrado a franelear un rato y después coger y acabar rápido.
Con él tuve que aprender a tomarme mucho tiempo y al comienzo no fue muy fácil que digamos. A veces me fui rápido pero nunca lo dejé ir sin haber acabado él. En dos oportunidades mientras el me cogía yo acabé y no le dije nada, entonces me levanté y me fui al baño como para orinar y me lavé. Volví al ataque y me siguió cogiendo muy lentamente hasta que después de un tiempo largo el decidió acabar y me hizo acabar nuevamente sin que yo me masturbara para nada.
Esas veces fueron espectaculares porque además yo gozaba esa pija sin preocuparme por acabar porque ya lo había hecho una vez.
En realidad, creo que pocas veces he gozado de cogidas como las que me hacia este Oso divino porque era un Oso. Era grandote, pesaba 90 kgs, con vellos (no muchos pero lo suficiente), con barba y una pancita bastante prominente.

Mariano
yorsitoblanco@yahoo.com.ar

One Response to “CAMA CON OSO”

  1. muy bueno, el cuento, me hizo acordar a cuando cojo con el pibe que estoy ahora (el es onda oso, pero es mas chico que yo (26 y 35). y si bien, a mi me re-va de activo, con el soy el mejor de los pasivos y lo pasamos bomba. salu2! fab.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: