LAZOS DE SANGRE


Cuento: Dieguito López – Fotos: Horacio

En vano salí de la casa paterna a buscar el éxito en la ciudad. De fracaso en fracaso y sin dinero regreso ahora a la chacra de mi padre. Mi hermano Franco me fue a buscar a la estación. Hacía diez años que no lo veía. Su aspecto es más varonil que antes. El trabajo en el campo le favoreció la musculatura y le endureció el rostro.
Continúa enojado porque lo dejé solo con el viejo y el campo.
-Hermano, ya estoy acá.
-Sí, ya te ví.
Subimos a la camioneta para ir a casa.

El camino era largo y no soportaba tanto silencio.
-¡Hey! Hermano, ya estoy acá, ahora voy a ayudarte en todo. ¿Cuándo me vas a perdonar?
-Cuando me agarres ésta- y se agarró los cojones.
Dudé un poco. Su gesto fue grosero, ofensivo. Pero quería demostrarle lo que había aprendido en la ciudad. Puse mi mano sobre su pantalón y comencé a tantear. Al principio suave, luego lo sentí erguirse y podía seguir su contorno con mis dedos. Subía y bajaba por su verga. Él seguía serio, empezó a gemir.
Detuvo la camioneta y tiró su cabeza hacia atrás cerrando los ojos. Todavía serio, se desabrochó el pantalón para sacar su miembro. Lo tomé y empecé a pajearlo. Un hilo de baba le caía de la boca. Se lo saqué con la lengua. Sentí un temblor en el pecho cuando lo hice. Entonces me tomó de la nuca y me acercó a su pija, que ya estaba humedecida, y comencé a chuparlo. Tragué sus primeros jugos y me hice adicto. Con mi mano acariciaba sus grandes huevos. Mis labios sacudían su glande y lo oprimían.
Sus gemidos eran ahora más altos. Tomé su pija con mi mano otra vez y comencé a pajearlo con fuerza. Quería que le saltara la leche. Toda mi mano estaba empapada. Su pija estaba roja. La chupé otra vez. Esta vez me aprisionó con sus dos manos. Sentía que su leche estaba por brotar. Mi lengua le daba pequeños latigazos que él acompañaba con movimientos de su cintura. Entonces acabó, me inundó la boca y me apuré a tragar toda esa calentura. Tenía un sabor suave, como a manzana rallada. Exprimí su pija un poco más y tragué sus últimas gotas. Volví a mi asiento.
Él se acomodó y con su mirada seria me dijo: “Sos puto, encima tengo que bancarme un puto”.
-Tranquilo.
-¡Sabía que eras puto!- dijo y lanzó una carcajada. La camioneta arrancó de nuevo. Mi hermano volvía a sonreir. No estaba contento de mi regreso sino de que fuera puto. También me hizo reir.
El reencuentro con el viejo, papá Carlos, fue muy indiferente. Era de noche cuando llegamos y nos esperó con la sopa caliente, algo espesa, como guasca. Ninguna emoción.

Nos fuimos a dormir, al día siguiente nos esperaba un duro trabajo.
Pasé por la habitación de mi viejo que ya estaba a oscuras y sentí sollozos. Me acerqué a su cama y le pregunté qué le pasaba.
Me tomó con sus adorables manos de la cara y me dijo: “te parecés tanto a tu madre”. Me conmovió.
Me beso la mejilla y sentí sus húmedas lágrimas. Empecé a llorara yo y me enjugaba las lágrimas con sus besos.
Entonces me estampó un beso en la boca muy apretado. Su lengua entró en mi boca y se encontró con la mía que no se resistía, al contrario, se apoyaba en ella.
La mano de mi viejo buscó mi verga y la encontró debajo de mi calzoncillo, caliente y dura. Empezó a masajearla, a acariciar la cabecita gorda. Sus besos se convirtieron en fogosos chupones.
Levantó las sábanas para que entrara en su cama. Me saqué la camiseta y el pantalón y entré. Me acosté boca abajo, me cubrió con su cuerpo y luego con las sábanas. Besaba mi cuello y mi boca alternativamente. Mis brazos se extendieron y él los atrapó para sujetarlos. Su poronga presionaba mi culo a través de la tela del calzoncillo.
-Te voy a coger- me susurró al oído.
Con sus manos bajó mi slip suavemente. Mis manos se aferraron a la almohada. La punta de su pija se arrimó a mi ano y presionaba. Una de sus manos me tomaba del cabello, la otra sujetaba uno de mis hombros. El miembro de mi padre me iba penetrando. Lo sentía suave al principio y me provocaba mucho placer. Mi culo se estremecía, se ponía tenso y trataba de relajarlo. Después la penetración se volvió
dolorosa. Intentaba no gritar, apretaba los dientes. Él empujaba y me rasgaba las entrañas. Sentía su pija avanzar y deseaba que terminara rápido. Empezó el vaivén pero todavía no había entrado toda. Sus movimientos me aliviaron, otra vez sentía el placer de tener un choto en el culo, en cada envión entraba un poco más.
Cuando llegó a la base lanzó un suspiro. Un temblor me recorrió toda la espalda. Empezó a galoparme como a un potro salvaje. Mi culo estaba dilatado por completo. Entraba y salía con fluidez. Me resoplaba en la nuca. Su enorme pija recorría todo mi ano y sentía un cosquilleo placentero. Antes de acabar me tomó de las manos, como a un niño. Bufó por última vez y me tiró toda su leche en mi culo.
Se quedó quieto, encima mío, y se durmió. Sentí toda la noche la calidez de su cuerpo.
El amanecer nos sorprendió en otra posición. El recostado en la cama con las piernas abiertas y yo con mi boca en su pija y el culo al aire. Cómo amaba esa pija, y cómo la mamaba. La chupaba toda y cada tanto lograba ponerla toda en la boca, unos segundos.
Mi hermano entró a la habitación y al vernos así se le paró enseguida. Sacó fuera de su bóxer su poronga y arremetió a mi culo sin perder tiempo.
-Hermanito querido.
Me la clavó sin esperar que le diera permiso.

Mientras mi hermano me daba sus porongazos en mi culo mi viejo gemía como loco mientras le pasaba la lengua por los bordes de su glande y me la tragaba de nuevo. Mi hermano acabó, descansó un poco y empezó a cogerme de nuevo. Eso impacientó a mi viejo, que me sacó la pija de la boca para ir atrás de mi hermano y armar un delicioso sándwiche.
-Así que a vos también- le dije.
-¡Shh! Callate y tragate mi guasca por el culo.
Sentí doble peso encima mío, sentí a mi hermano ahuyando por la verga de mi padre y a mi padre gimiendo por enterrarla en tan precioso culo. Por fin la familia estaba unida. Un lazo de sangre y de leche.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: