EL LADRON QUE ROBA CALZONCILLOS


TURISMO EN SAN LUIS

Texto: Diego – Fotos: Horacio

Haaaaaaaaaaaaaaaaaaa… ¡Amo las sierras de San Luis! Vengo todos los años. El olor del viento es tan rico, tan peculiar. Me encanta caminar por los pastos altos en short y sentir que me pican la piel.

El sol me cuartea la cara con la fuerza de un Amo.
Siempre vengo acompañado, pero esta vez vine solo. Me llegó una invitación especial, me prometieron que la iba a pasar muy bien y espero que cumplan. Según el mapita es por acá, ahí veo el hotel, es pequeño, hay unas cabras pastando cerca de las ventanas.
-Hola, tengo una reserva.
-Sí, es la siete. Yo lo acompaño.
Entramos a la habitación, la cama era rústica pero amplia, de la ventana entraba mucha luz. Podía oir a las cabras.
-¿Es la casita de Heidi?
El tipo se rió.
-Desvístase, ya vengo.

***

Me dejó solo. Me saqué todo y quedé en calzoncillos. Me acerqué a la ventana. No podía abrirla, estaba trabada.

El hombre llegó enseguida.
-Acuéstese por favor.
Me acosté como me pidió y me ató las muñecas a los barrotes de la cama.
-¡Waw! Están bien sujetos.
-Ahora la venda.
-No, la venda no, yo quiero ver.
-Shhh, no sea chiquilín.
Me vendó los ojos. Enseguida empezó a erguirse mi poderoso pedazo. Ya estaba imaginando todo lo que seguía.
-Todavía no, ya llega el Guardián.
-¿Guardián? No es lo acordado. Yo pedí un stripper, hay un error.
Pasó su pie por mi pecho desnudo, hacia el ombligo, luego saltó hacia mi pierna. Mi pija saltó de ira porque no la tocó. Acarició mi pierna hasta la punta del dedo gordo y me hizo cosquillas.
-¡Ay!- lo patee pero le erré.
-¡Ja ja ja ja!- salió de la habitación y me quedé solo.
Mi excitación volvió a bajar. Y entonces escuché que se abría la puerta y se volvía a cerrar.
-¿Quién es?
-Soy el Guardián.
Qué voz de macho. Una voz gruesa y potente.
-Hay un error, me parece…
Sentí algo en el pecho que me acariciaba, era suave y lleno de pelos.
-¿Quién dejó este plumero acá? ¿Ves esto? No tiene nada que ver con lo que voy a hacerte.
-¡No veo nada!
Tiró el plumero al diablo y se me tiró encima.


Rozó su mejilla con la mía no para darme una caricia sino para pincharme con su barba. Parecían púas. Puso su mano por abajo de mis huevos y su dedo buscó mi hoyito. Tenía el dedo grueso y áspero, apenas entró un poquito y me hacía doler.
-No me gusta nada tu pija.
-¿Es fea?
-Está erguida, quiero que la bajes, es una orden.
-No puedo.
-Ha, ¿no? Entonces te está gustando lo que te hago.
No le pude responder. Quedé mudo.
Su dedo seguía hurgando, haciendo círculos. El resto de su brazo rozaba mis huevos pero esquivaba mi pija, que ¡ho casualidad! estaba apuntando para el otro lado.
¡Al fin me besó! Sentí por fin algo suave y húmedo de ese hombre.
Me mordisqueó los labios con delicadeza, sentí su lengua hasta la muela del juicio. Después besó y mordisqueó mis tetillas, que estaban bien duras. Mi pija temblaba, de miedo y de excitación.
Su dedo dejó mi culo, que estaba latiendo de goce, y él se acomodó poniendo sus piernas a los costados de mi cuerpo. Entonces me dí cuenta de que estaba completamente desnudo.

Me tomó la cabeza para levantarla un poco y acercó su pija. Pude sentir su olor cada vez más fuerte mientras se acercaba más y más.
Abrí la boca justo y sentí que caía una gota de su licor que se mezclaba con mi saliva.
De mi boca empezó a brotar tanta agua que tuve que cerrarla para que no se me escape. Tenía sólo su glande en la boca y cuando pasé mi lengua por su raja oí un gran suspiro de él.
Empecé a chupar con ganas y me tragaba más su trozo. Empezó a moverse él también. Mi cuerpo volaba de temperatura. Mi pija humedecía el calzoncillo a centímetros a la redonda.
La metió toda. Lo apreté con mis labios como pude.
La sacó. No acabó pero me dejó su sabor en la boca.
Se levantó y se fue de la cama.
-¿Dónde vas?
-Voy a darte lo que tu culo me pide a gritos.
Sentí sus dedos corriendo mi calzoncillo y dejando mi huequito al aire. Sentí sus dedos colocando algo frío y cremoso alrededor de mi ano. Sentí sus dedos entrando y saliendo de mi dilatado y caliente ojete.
Yo gemía. Imaginaba la cara de turro que estaría poniendo mi Guardián. Imaginaba su poronga colorada, caliente, dura, esperando.
-Poné tus piernas acá.
Me levantó las piernas encima de sus hombros. Sentía su respiración agitada. Apoyó su pija en mi culo y empezó a empujar y empujar. No le importaba la cara de dolor que ponía al sentir semejante trozo entrando en mis entrañas.
-Esperá…
Nada, él seguía. Entraba y entraba, nada de retroceder y volver después. Le daba para adelante.
-¡Haaaaaaa! ¡Guacho! ¡Hijo de puta!
-Esto es lo que querés. ¡Perro!
Entró la guacha. Le apreté bien el ano para que vea que yo también tengo poder. Y el guacho me serruchó el ano a porongazos.
Me cogía el super macho incansable. Entraba y salía a placer. Quería agarrarle los huevos pero mis manos estaban bien sujetas. Mi culo estaba irritado y adolorido de soportar tanta poronga pero quería más y más. Esa pija me seguía dando placer en cada golpe.
-Cuando acabe con vos vas a tener el horto lleno de guasca.
-Hooo… no acabes. Hoooo…
-¡Tomá! ¡Puto!
-No aguanto más…
-¡Haaaaaa!
Me llenó el culo de leche, estalló como un latigazo y después se derrumbó sobre mi cuerpo como una tierna llovizna. Quería abrazarlo y llenarlo de besos. Para mi sorpresa fue él el que me abrazó y me besó con toda cortesía y mesura.
“Con mi guasca va todo mi amor” me dijo y enredó su lengua con la mía en un beso apasionado.


-Amo tu culo.
-Amo tu pija.
Me sacó el calzoncillo y se fue.

***

Nunca olvidaré ese día. Efectivamente me dijeron que hubo un error, no me atendió el Guardián sino el Roba-Calzoncillos, alguien al que buscan en toda la ciudad. Yo también lo busco.

Ese día caminé por todas las calles del pueblo buscándolo en cada cara y no lo hallé.
Nunca lo ví pero sé que lo encontraré algún día.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: