QUIEN SOY???

Bajo de la 4×4 de Lucho, grande y brillante como dejé su pija después de chupársela un buen rato. Me deja en casa y nos despedimos riendo, haciendo bromas, gritando, así es Lucho.
Es de madrugada pero hay una luz en la cocina. Alguien movió la cortina recién. Me preocupa que alguien haya visto algo. Las casas de los vecinos están silenciosas y apagadas.
Entro, trato de escabullirme hasta mi cuarto pero me estaba esperando.
-Vení para acá, ¿qué hacés a esta hora? ¿No sabés que te estamos esperando desde anoche? ¿Tu madre está muy preocupada?
-Me voy a dormir. Ya vine.
-Esperá, ¿con quién viniste? ¿Dónde estabas?
-Dejame tranquilo
-¡Soy tu padre!
-No sos mi papá, sos mi padrastro. Voy a ducharme.
Me voy al baño, lo dejo con la palabra en la boca. ¿Qué se cree? ¿Que va a mandonearme de por vida?
El agua está perfecta, ya me desvestí, tiré la ropa en el pasillo, me miré al espejo y ví a un tipo divino, ¡a mí claro!
Y conté cuántos nuevos pelos en pecho tengo. Ninguno, pero igual Lucho tiene muchos, para repartir. Mi Lucho, haaa… Me agarro la pija como si fuera la suya, está dura y caliente, entro a la ducha, cierro la cortina. Siempre cierro la cortina, como si fuera a entra el de Psicosis con un cuchillo. Ya me imagino su sombra en la cortina. La estoy viendo, levanta la mano, corre la cortina, es… ¡Mi padrastro!
-¿Qué hacés?
-Quiero más respeto. ¡Basta de venir tan tarde! ¡Basta de salir con ese tipo!
-¡No te metás en mi vida!
-Acá soy tu padre y se hace lo que yo digo.

-¡Vos no sos nada!
¡PUM! Me encajó una piña en la cara que me dejó noqueado. Me agarró de los pelos y me tironeó hacia abajo donde me tuvo un rato, después me tironeó hacia afuera de la ducha y me dejó en el piso frio, boca abajo. Me sujetó las manos por atrás y acercó su boca a mi oído para decirme:
-¿Quién soy?
-¡Nada!
Me sujetó más fuerte, tenía sus piernas a los lados de las mías y sentía que apoyaba más su pija en mi culo. Me daba la impresión de que estaba excitado. Me agarró del pelo con la derecha y se acercó más.
-A mí se me respeta.

Me soltó y se levantó para irse. Me levanté y lo miré. Estaba por insultarlo, pero se acercó de nuevo. Esta vez me tomó de los pelos de nuevo pero con una suavidad infinita, acercó su boca a la mía, apretó mis labios con los suyos y la punta de su lengua surcó mis dientes, encontró una pequeña abertura donde pasar y ladeó los bordes de mi lengua, giró y recorrió su superficie.
-No salgas más con ese pibe.- Sentenció.

-Yo hago lo que quiero.
Se enfureció, me torció el brazo hacia atrás y me obligó a arrodillarme.
-¿Quién soy?
-Nadieee…
Otra vez al piso, boca abajo. Todo su cuerpo estaba pegado al mío, con la tela de su ropa húmeda y fría. Su brazo aplicaba una llave en mi cuello. Su lengua recorrió mi carretilla hasta mi oído. Luego pasó por el borde de mi oreja y recorrió los surcos.
-¿Quién soy?
-Sos.. mi.. papito…
Me soltó, mi cuerpo estaba blando como un flan. Solo mi pija permaneció dura todo el tiempo, apretada contra el suelo, contrastantdo su calor con el frío circundante. Pasó la palma de su mano por mi espalda, y por mi culo.
Después pasó el dedo por la raya de mi culo. Con las dos manos abrió mi culo y pasó su lengua por la raya de mi culo. Con sus dos pulgares abrió el hoyo de mi culo y pasó su lengua por le centro del hoyo de mi culo. Hurgó más con sus dedos y apoyó la punta de la lengua en lo más profundo que pudo de mi culo. Subía y bajaba con la lengua, sentía caer su saliva en mi interior. Ahora pasaba toda la superficie de su lengua en mi hoyo.
-¿Quién soy?
-Mi papito.
¡Zip! Escuché bajar el cierre de su pantalón. No podía verlo pero sabía que su pija estaba luchando contra la tela de su slip para erguirse toda. Se sacó la camisa y la tiró por sobre mi cabeza hasta la puerta del baño. Después se sacó el pantalón y los zapatos y también los revoleó. Se sacó el calzoncillo y me lo puso de sombrero, con la parte delantera cubriendo mi nariz. Sentí su olor a verga, muy fuerte. Me retorcí de placer. En la frente sentí una humedad pegajosa, la misma que sentía ahora en la raya de mi culo.
Estaba pasando su pija por ahí, dejando un rastro de transparente y cálido goce. Sus manos abrían mi culo de nuevo y su pija pasaba por la raya de mi culo con más presión. Sus dedos hurguían en el hoyo de mi culo de nuevo y su pija húmeda se apoyaba en él. Metió el glande, empujó más, se abrió paso, empujó más, seguía lubricando la zona, dando pequeños empujones, saboreando cada borde, cada parte de mi ano. Siguió avanzando, empujando, retrocediendo apenas solo para avanzar después mucho más. Suspiró al fin cuando estuvo toda adentro. Yo estaba inmóvil, sintiendo su verga en mi interior como si fuera un objeto sagrado a punto de revelarme un secreto. Mi culo estaba hirviendo.

Me agarró la pija y empezó a masturbarme con suavidad. Mi interior se revolvía, mis huevos se convulsionaban. Mi boca estaba abierta pero no salía nada. Me sacudía la verga con más fuerza, más energía, mi cuerpo se tensaba, mi culo apretaba su pija dura. Mi verga estaba por explotar, seguía pajeándome. Su mano estaba toda mojada y resbalosa pero seguía subiendo y bajando mi trozo contra el piso.
Empecé a gemir, no podía evitarlo, quería estar en silencio y no podía, gemía despacio, estaba por acabar, quería moverme pero tenía una estaca en el culo. Acabé. Rocié el piso con leche caliente. Me latió el culo que parecía succionar más y más la verga que tenía dentro. Mis huevos se desinflaron y mi pija se convirtió en una pijita. Pasó su mano llena de leche por todo mi cuerpo. Me sujetó con fuerza y empezó a moverse él. Sentí sus huevos golpeandose entre sí, mi culo apretaba, trataba de contener semejante trozo. Él arremetía contra mi cuerpo, su respiración era muy fuerte. Lo sentía agitarse atrás mío. Su verga entraba y salía, se movía hacia adelante y atrás. Mi culo lo empujaba hacia afuera y luego hacia adentro. La quiero, no la quiero. Me sujetaba con fuerza, como nunca antes, resoplando, moviendo su verga en mi culo con pasión, fuerza, era delicioso.
Mi pija estaba al palo de nuevo. Mi culo no daba más, quería que acabara todo. Él seguiá moviendo su miembro en mi interior. Galopaba con su pija en mi culo de montar. Adentro, afuera. Gemía. Estaba por estallar. Me mordía la oreja. Sus movimientos se hicieron más
espasmódicos. Empujaba como si…
-Mi amor, mi cosita.
-Haaaa, dale papito, no aguanto, ¡qué pija que tenés!
-Ahí va, haaa, tomá! Putito lindo!

-Hoooo.
-Sí, ahí va toda mi leche. Haaaaaaa…
Como un trueno me vació su leche blanca en el horto. Se agitó por última vez antes de caer desmayado de placer y cansancio. Y como un trueno empezó a roncar inmediatamente.
Me incorporé y lo dejé recostado boca arriba en el suelo. Bebí de su pija los rastros de su goce y del mío. Acaricié sus huevos que me dieron tanto y besé su boca.

2 Responses to “QUIEN SOY???”

  1. Anonymous Says:

    COPADISIMO! FELICITACIONES A LOS DOS,

    ALEJANDRO

  2. Anonymous Says:

    hola chicos, en su mayoría las fotos presentadas en esta página son estéticas y eróticas sin lugar a dudas, solo pongo una acotación y es que cuando hay un modelo penetrado y el receptivo tiene el pene flácido es como que no estubiera en la misma sintonía y amengua el efecto sensual que sugiere la fotografía. Pero en general son buenas. Buenas ondas a todos los del staf. Homero

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: