Gusto por los hombres



Un cuento de: Diego López

Verde. Pasto verde. Pasto verde fino. Recuerdo que jugaba a la lucha con mi papá en verano en el pasto. Y mis manos tocaron los pelos de su pecho, finos como el pasto verde. Y me gustó la sensación. Tirados en el pasto, en calzoncillos, no importaba porque era muy chico. Jugando, riendo, mi papá, el primer hombre que me gustó.
Y fui creciendo, me compró helados, juguetes, me enseñó a leer, rió conmigo. Estoy enamorado de mi papá. Y no me importa lo que piensen los demás.
Lo ví en calzoncillos muchas veces. Cuando se iba a duchar lo veía desvestirse, como al descuido, hasta que quedaba en calzoncillos y me retiraba. Cuando íbamos a la pileta en verano era el hombre más lindo del lugar. Me enseñaba a nadar y me tocaba con esos brazos tan fuertes, su pecho mojado y su boca eran una provocación para mi cuerpo de púber.
Pero jamás iba a pasar nada entre él y yo. Era sólo una fantasía. Todo el mundo las tiene.
Cumplí los 21 años y tuvimos una fiesta sencilla. Uno de mis amigos me regaló la revista Imperio para que endulce mis ojitos con los chongos que aparecen ahí. Así que al otro día me fuí al baño con la revista y mientras miraba al modelo de tapa en varias poses mostrando su tremenda poronga saliendo de su boxer yo me sentaba en el inodoro y me masajeaba la pija. Cuando la tenía lo suficientemente húmeda empecé a darle bien fuerte y con los ojos cerrados no me dí cuenta de que alguien abría la puerta. Era mi viejo. Me sacó la revista y me quedé pálido con la paja a medio hacer. Se me iba bajando la excitación, mi viejo no decía nada, pero miraba la revista con atención. Estaba en pijama y noté que su bulto crecía.
-Está buena la revista Germán.
Me dijo. Se tocó la verga y mi excitación volvió a subir, pero seguía avergonzado. Me tocó el cabello y me acercó su bulto a la cara. Olí el pantalón de cerca y había olor a semen. Mi naríz tocó el tronco endurecido y mis labios vibraban por morderlo. Se acercó más y se sacó la remera y el pantalón. Estaba en slip, como lo había visto muchas veces, pero nunca nunca hubiera hecho lo que hice.
-Germán, hacelo.
Con mis dedos fui bajando de a poco el slip, descubriendo primero los negros pelos enrulados, después la base de su pija. Temblaban mis manos. Lo bajé de golpe y su poronga al palo apuntaba a mi boca. La besé, la mojé con mi lengua y de a poco la chupé toda. Empezó a moverse en mi boca y yo continué con mi paja que se había convertido en una fantástica paja. Me levantó del asiento y se puso detrás mío. No podía verlo pero sentía sus dedos abriendo mi culo, los humedeció con saliva y los puso de nuevo. Yo estaba quieto, esperando. Entonces me agarró con fuerza y sentí su verga muy dura y recta entrando en mi agugerito, caliente. De repente sentí que mi culo se aflojaba del todo y él se acomodó de nuevo y entró de una. Con su pija adentro me sentí inmovilizado totalmente hasta que empezó a moverse una y otra vez, ahí empecé a suspirar y jadear, mi cuerpo temblaba pero seguía de pie. Sentía la pija de mi viejo rompiéndome el orto y yo seguía jadeando, con los ojos cerrados. Las manos de mi viejo me tocaban por todos lados, su pija iba y venía, sentía que estaba por acabar. Me agarré la pija y me pajeé sintiendo que la de él me frotaba la próstata. Acabé primero, pero él se salió. Mis manos se llenaron de guasca a borbotones. Me hizo arrodillar y saboreé su pija a punto de estallar con gusto a culo y semen. Sostuvo mi cabeza y me llenó la boca de leche.
-Haaaaaaa…
Le dí unas chupadas más para sacarle bien la lechita. Me devolvió la revista y me dijo que tuviera más cuidado con pajearme en el baño.
Me fui a mi habitación y mi cabeza daba vueltas. ¡Qué hago ahora! Mis piernas temblaban. Me toqué la cola, estaba ardiendo.
Me encerré y no salí en toda la tarde. Entonces mi viejo toca a la puerta.
-Germán, ¿estás bien? ¿No querés que te haga la lechita?- bromeó.
-No, gracias.
Eso que hice es pecado. Estuvo mal. Tenía que sacármelo de la cabeza. Voy a salir esta noche y voy a conocer una chica o juntarme con amigos para olvidar todo esto.
Me fui a duchar, el agua tibia calmó mis nervios. En eso entró mi viejo a la ducha, también en bolas. Me asusté.
-Vamos, Germán. No hay nadie en casa, no te pongas mal.
-Estoy bien.
-¿En serio? Estás grande ahora que te veo bien. Te vas poniendo lindo como tu viejo, ¿no? Qué lindo culito.
Entonces me empezó a manosear y yo me iba calentando. Empecé a tocarle las bolas, el pelo de su pecho. Nuestras pijas chocaron entre sí y su mano iba abriendo mi culo de nuevo. Empecé a respirar agitado y a suspirar. Mis manos sujetaban su pija dura. Me volteó y me la apoyó en el orto. Lo esquivé y me sujetó con más fuerza.
-No seas tontito, papá te va a cuidar, la vamos a pasar bien y vos no vas a decir nada.
Tomó un pote de crema humectante y me empezó a franelear el culo con los dedos bien fuerte. Y bueno, pasó.
-¡Me duele
-¡Aguantá Germán, aguantá!
Me la puso profunda y se entró a mover. Me dolió tanto pero me gustó mucho más. Y mientras más pecado y más prohibido me parecía más lo gozaba.
-Viste que entraba toda.
Estuve a punto de acabar, pero la culpa me sacudió el cuerpo. En ese instante mi papá, que quiero tanto, me llenó el culo de guasca. Me puse de rodillas y me prendí a su pija a saborear lo que tanto me gustaba. Parecía un ternerito prendido a la ubre, pero era la pija de un toro lo que estaba mamando, y no me podía desprender ni la culpa más grande ni los diez mandamientos de mierda.
-Germán, voy a tu cuarto cuando no haya nadie, ¿sabés? Lo único importante es que no se lo digas a nadie y quedate tranqui, podés confiar en papito.
Esa noche no fui a bailar, me quedé en mi cuarto, con la luz apagada. Cuando todos dormían la puerta de mi habitación se abrió y se volvió a cerrar. Yo levanté las sábanas para que entrara a mi cama. Sus manos rudas, sus músculos en tensión, su apariencia rígida contrastaban con su suave pijama. Y debajo de las sábanas su ruda y potente pija encontraba mi suave e indefenso culito para apoderarse de él, abrirlo, romperlo, penetrarlo profundamente. Me llenaba de placer, de cosquillas y de guasca caliente, al mismo tiempo que me llenaba de besos y caricias.
El lunes llegó del trabajo y mamá estaba en el supermercado. Lo hicimos en la cocina, recostados sobre el mármol de la pileta, mirando por la ventana si venía alguien. Mientras me cogía me pajeaba con rudeza. Su lengua se paseaba por mi oído y mi cuello. Mi acabada se quedó rigurosamente en su mano, para no manchar el piso. Su guasca quedó en mi culo.
El martes tuvimos que esperar a la hora de acostarnos. Cuando fui al baño nos cruzamos y nos manoseamos en el pasillo. Pero recién cuando todos estaban dormidos él vino a mi cuarto. Me levantó las piernas para penetrarme. Era la primera vez que podía verle la cara a mi viejo mientras me ! gozaba cogiéndome. Me calentó tanto que casi empiezo a gritar de placer, tuvo que ponerme una mano en la boca. Eso me calentó más y a él creo que también porque aceleró su verga en mi culo por no aguantar más la acabada.
El miércoles tuvimos que inventar algo, fuimos al super juntos y entramos al baño, a un cuartito. Se la chupaba y miraba por la cerradura. Un tipo notó algo raro y se quedó mucho rato. Pero no le dije a papá. Cuando tuvo la verga bien humedecida y parada me la clavó contra la pared. Con tanta fuerza me cogió que su pija me levantó del piso cada vez que empujaba con todo. Mi culo ya estaba rubricado, me puse cremita antes de salir de casa. Llegamos cansados a casa, con las bolsas llenas. Yo con el orto contento.
El jueves no pudimos coger. Y a la noche no vino tampoco, tuve miedo de que mamá sospechara algo.
El viernes noté que todo estaba normal con mamá, y era el cumpleaños de mi tía, así que salió temprano. Cuando llegó papá lo esperé detrás de la puerta, en calzoncillos. Apenas entró le salté encima. Se volvió loco tocándome el culo con los calzoncillos puestos, me pasó la lengua por toda la tela. Se desvistió y lo hicimos sobre la alfombra. Me puso la pija en el culo e hicimos caballito como hace años. Mi acabada le cubrió el pecho musculoso.
El sábado salí a bailar. Tocaba una banda en vivo. La estaba pasando bien.
Entonces después de tanta cerveza tuve que ir al baño a mear. Todos los mingitorios estaban llenos así que me metí en un cuartito. Cuando abrí la puerta de uno que parecía vacío me encontré con un chabón que se estaba pajeando. Se puso rojo cuando me vió.
Yo me quería divertir, cansado de mis amigos héteros.
-Todo bien, no te hagas drama- le dije, para que no se asustara, pero no me fui, me quedé a ver cómo la terminaba.
Entonces siguió, medio tímido, y entonces se animó a decirme:
-Yo solo no puedo.
Nos reímos y cerramos la puerta. Nos manoteamos las pijas y arrinconamos los cuerpos contra la pared en un revolcón vertical. Afuera la música fuerte y los tipos orinando. Adentro agitábamos las bolas y las vergas hasta que brotó la guasca y cayó en cualquier lado menos en el retrete.
Cuando salgo del baño nos separamos, no es un boliche de gays, no queremos que nos confundan. Pero a la salida me encuentra y me lleva en el auto hasta mi casa. Antes de llegar, Nicolás, así se llama, se detiene. En su mirada noto que desea algo pero no se anima a expresarlo. Estamos en mi barrio y los vecinos son unos chusmas. Seguimos mirándonos sin hablar, se muerde el labio inferior, grueso y masculino. Sus ojos negros brillan. Sus dedos delgados se mueven cerca de su bulto, rozan mi pierna y vuelven a la suya. Me acerco para despedirme con un beso en la mejilla, pero es una confusión y empezamos a besarnos. Mi mano va a su bulto y sus dos manos agarran mi culo y lo manosean todo. A los dos minutos estamos con los pantalones por el piso con las pijas en alto y mi hoyito palpitando. Se pone a besarlo y su lengua moja toda mi raya y entra todo lo profundo que puede. Sus dedos me abren en dos y preparan una buena cogida. Lo siento atrás mío y me la pone despacio, milímetro a milímetro. Sus cuerpo delgado se aferra al mío y entra a moverse adentro y afuera. Pienso en mi viejo con su cara de malo, sus brazos y piernas fuertes, su pecho peludo. Y lo comparo con Nicolás, con cara de bueno, flaquito y lampiño. Amo a mi viejo, desde siempre y para siempre, pero mi cabeza es un lío.
-Haaaa, haaa, Germán, es el mejor culo que probé en mi vida.
-Seguí, seguí, haaa! ¡Cómo me cogés! No pares nunca.
Y me dio con alma y vida. Me dejó el culo lleno de guasca y quedamos en vernos al día siguiente.
Cuando llego a casa mi viejo estaba en la puerta, esperándome en slip.
-¿Y ese quién es?
-Es un amigo, se llama Nicolás.
-¿Y coge bien ese Nicolás?
Le muestro el calzoncillo lleno de leche, el tema de los calzoncillos siempre fue la perdición para mi viejo, que a mi también me gustan tanto.
-¿Y ese puto Nicolás que calzoncillos usa?
-Slips Calvin Klein.
Mi viejo se cagó de risa y me dijo:
-No ves Germán, Nicolás es casi tan puto como vos pero a vos te gustan los machos como yo.
Ahora tengo a mi viejo celoso y caliente, mi culo hecho trizas y un “amigo” que si se entera de todo a lo mejor le daría asco. No sé cuál es la solución a este dilema. ¿Podré confiar en alguien algún día, que no sea mi viejo? A vos te pregunto.

About these ads

16 Responses to “Gusto por los hombres”

  1. es un relato muy exitante,en verdad

  2. Se me puso dura la pija varias vexces mientras leia este espectacular reslato, la cuestion es, que cuando aparece, inevitablemente, la imgaen de mi viejo, al cual, yo tambie quiero mucho, pero no llegamos ni a ser amigos, ni siquiera me crie con el, vine a tener contacto de grande, pero era muy mayor.
    Que te digo?..no sé..disfrutá, ya está, quew queres resolver?, te mata la moral?, k moral?, si no existe, sólo es un condicionante impuesto a conveniencia por algunas religiones, pero no exsite..Tu viejo, es un tipo como cualkier otro, para vos no, por supuesto, pero un macho, otro macho, distinta edades, distintos cuerpos, distintas formas de hacer las cosas, que mas dá..liberate..vivilo con pasion, y cuando encuentres a tu chico, tu papa pasara a ser, akel amigo intimo, k te brindó algo mas que su semen para concebirte.
    —————————
    Tu Blog me inspira, me parto el culo de risa, aunk me lo parten tambien. Me gustaria que visites mi Blog, MAINDSGI , una bitácora gay, un poco patética, pero con mucha verdad y algo de humor, y es éso en lo k te kiero pedir ayuda. POr favor, pegale una ojeada, y dame tu opinio, asi, sin anestesia.
    Un beso enorme, wapo..
    Fabian (argentino tambien)
    cuore_s@hotmail.com

    http://maindsgi.spaces.msn.com/personalspace

  3. Fabian:
    Gracias por tu comentario. Me alegra que te guste tanto nuestro blog.
    Ya le he transmitido tu mensaje a los chicos, Marianito y Diego, que son los escritores del blog. Yo me encargo solo de las fotos.
    Un abrazo,

    HORACIO
    calzoncillosquearden@gmail.com

  4. Anonymous Says:

    Chicos, me han dado un goce bárbaro. Es la página mas caliente y calentona y los cuentos mas
    recontracalientes que he leído. Uds. son entre los pocos que saben lo genial que es zambullir la jeta en la zanja peluda de un macho y comerle el ojete peludo haciéndolo enloquecer (sobre todo si es adulto y su ojete es carnoso y él sabe ya gozar bien cuando lo comen). Lo mejor es comerle el culo a papá o al tío o al abuelo. Las fotos reflejan exactamente mis gustos. Gracias, me han hecho acabar cuatro veces y me quedé calienye igualmente.
    Les chupo el ojete a los tres, machitos golosos. Kike kirnepaz@infinito.it

  5. Anonymous Says:

    Hola, ac un pajero de 45 años, me re calentò tu cuento, realmente muy bueno. Yo cojo con mi hijo, que tiene 15 años, y se lo que te pasa. Cojer con mi pendejo es maravilloso, una experiencia ùnica. Cuando lo penetro siento que estoy en el cielo, y despues èl me acaba en la boca, me da toda su leche bien caliente y me la trago toda. Te mando un beso.

  6. me encanto el relato y las fotos me moje entero y me dieron ganas de pajerame me gustaria que me pasara lo mismo pero en la situación con un amigo y si tu papito esta tan weno y rico manda a la mierda la moral y sige cogiendo con los dos y goza de esas pijas tan wenas.

  7. Anonymous Says:

    Que fotos tan buenas, mientras veia esas fotos me dieron unas ganas enorme de masturbarme, pero no podia porque estaba eb un cyberpuesto publico… los felicito por esas fotos, podrìan poner fotos de hombres orinando, donde se vea el orine salir de los penes?

  8. Salut Horacio!
    Me calento mucho tu relato! real o no…? no importa, me puso a mil…!!
    Mi primer amor tambien fue mi padre, aunque nunca paso nada, desde los 4 anos lo espiaba, a los 6 mis padres se separaron y con mi madre nos fuimos a Francia, a Paris…No mas contacto con el por muchos anos hasta que murio, lo frecuente los 3 ultimos anos de su vida y seguia pareciendome guapo…
    Reprimi mucho tiempo es (padre-hijo)e deseo, me parecia pecaminoso, pero que placer saber que no soy el unico…
    Guardo siempre ese recuerdo de las veces que dormi con el, pegaditos, cuando mama no estaba, como me amaba, me cuidaba…el amor ideal para mi…
    Cuando era adolescente pensaba mucho en mi padree en Argentina, deseaba tanto encontrar alguien como el fisicamente…quien me querria mas que el…? al fin y al cabo era mi padre!! nadie me amaria como el…
    Hoy tengo 36 anos, vivo en Dubai, Emiratos Arabes Unidos,muchas experiencias y parejas en mi haber, y me doy cuenta despues de leer tu relato que sigo en lo mismo, buscando tios mayores que yo, que se parezcan a mi padre si posible…
    Anyway, felicitaciones por tu blog, las fotos geniales, encontre tu sitio por accidente en la web, y ya me estoy inscribiendo para estar en contacto si te apetece y para recibir tus fotos de tios en calzoncillos, tambien soy fetichista como vos…!!
    Un abrazo desde el Medio Oriente!!
    Take Care.
    Walter.

  9. no me parece con el padre quiza lo hoga el por complacerte no hay que abusar como hijo tanto pinche hombre que hay bueno respeto las decsiones by

  10. soy hombre no me gustaria hacer eso

  11. estoy deacuerdo con andres … ami lo ke me gusta hacer es orinanr en la calle mi polla no se ve lo ke mas me gusta es orinar sin cojerme la polla me la sacudo bien para ke mis boxeres no se mojen mis amigos y yo orinamos en la calle

  12. me recalentoooooooooooooooooooo…

  13. Julio César Salazar Alvarez Says:

    Como me gustaría que me pasará a mi es que mi papá está demasiado rico lo e visto desnudo y la tiene muy gruesa como me gustaría tomar su leche y ser de el tú historia me éxito mucho y me dio esperansas de que mi papá me cule

  14. me encanto tengo 13 años yme empese a meter deos por mi culo
    victordelgado11@hotmail.com

  15. guillermo Says:

    me calento muchooooooooooooooooooooooooo

  16. ehmm yo creo que si tienes la oportunidad, aprovecha, igual a “ojos de dios” es pecado, pero quien dice que eso pueda ser verdad.
    y muy buen relato, me pajie pero a full
    pd: sigue lo que sientes.. ahi encontraras la respuesta

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

%d bloggers like this: